Ejercito Nacional de Colombia

La victoria espera en la oscuridad

La importancia que los helicópteros de la Aviación del Ejército han demostrado en el desarrollo del conflicto colombiano que ha llegado a instancias jamás soñadas, aún por los visionarios que hace ya 10 años se empecinaron en brindar al poder terrestre la importante versatilidad de la maniobra aérea.
Debido al recrudecimiento del conflicto que ha llegado a niveles demenciales de destrucción y violación de derechos humanos por parte de los grupos armados al margen de la ley, y el consecuente aumento de programas de apoyo y desarrollo sostenible por parte del Gobierno Nacional, se demostró la ingente necesidad de medios aéreos para el Ejército, ideales para el desarrollo de las misiones propias de esta Fuerza y, por ende, del desarrollo oportuno y adecuado de las operaciones aéreas necesarias para el reestablecimiento de los derechos fundamentales de la población.

El desarrollo de las operaciones de la Aviación del Ejército se asegura a través de la correcta coordinación entre sus diversas aeronaves y la adecuación de las misiones propias de estas.

Al igual que un juego de ajedrez cada elemento tiene su función independiente y a la vez inseparable del total de los integrantes, todos en busca de los mismos objetivos: vencer al enemigo, minimizar el riesgo del personal y las aeronaves, además el empleo racional e inteligente de las condiciones existentes para así obtener la victoria de doblegar la voluntad de lucha del enemigo sin necesidad de destruir por completo su integridad.

Lentes de visión nocturna

A través de las experiencias operacionales de la Aviación del Ejército de Colombia en las cuales se contabilizan las aeronaves impactadas y tripulaciones heridas por la cercanía que a las zonas de combate deben realizar las aeronaves del Ejército, en comparación con otras Fuerzas, el Comando del Ejército decidió implantar el vuelo con lentes de visión nocturna (LVN) como elemento imprescindible para el aumento en la seguridad aérea y en la capacidad operacional de las aeronaves.

Los LVN o ‘night vision googles (NVG)’ son, en términos sencillos, un sistema electro-óptico que consiste en dos tubos monoculares que aprovechando en condiciones nocturnas, la luz de la luna y de las estrellas, intensifica las imágenes de 2.000 a 3.500 veces, logrando que a través de imágenes en tonos de verdes se pueda ver en la oscuridad.

El vuelo con LVN fue desarrollado por el Ejército de los Estados Unidos en 1966 como una ayuda para las tripulaciones en la ejecución de vuelos nocturnos e implementado para el desarrollo de operaciones de vuelo en 1973.

Cabe destacar que el objetivo final de este equipo electrónico es el permitir el vuelo sobre el terreno en condiciones nocturnas, mejorando las capacidades operacionales de las aeronaves en los siguientes aspectos:

La sorpresa: al permitir conducir misiones de vuelo contra un enemigo u objetivo no preparado.
La supervivencia: al disminuir la posibilidad de que las aeronaves sean detectadas, atacadas y/o destruidas o por falta de visibilidad se accidenten ocasionando pérdidas humanas y de aeronaves.
La capacidad de combate y apoyo: al permitir el desarrollo de misiones de vuelo las 24 horas del día.

LVN y la Aviación del Ejército colombiano

La Aviación del Ejército de Colombia comenzó el empleo de LVN en el desarrollo de misiones de vuelo en 1998 con los helicópteros UH-60 L (Black Hawk), luego de ser entrenadas las tripulaciones por parte del personal del Regimiento de Operaciones Especiales de Aviación 160 (160th SOAR) del Ejército de EE.UU., logrando en muy poco tiempo realizar operaciones nunca antes ejecutadas en el territorio nacional por parte de otra fuerza militar y siendo pionera en el desarrollo de técnicas de vuelo para el conflicto colombiano redundando en el cumplimiento de la política de seguridad democrática del gobierno y en el apoyo incondicional al pueblo colombiano.

En la actualidad, la Aviación del Ejército cuenta con una amplia experiencia de vuelo de diurnas y de LVN en las diferentes aeronaves con que cuenta el Batallón de Helicópteros (UH-60L, MI-17, UH-1N, UH-1H II), reflejándose así la alta capacidad alcanzada por sus integrantes.

Desde hace dos años se ha venido desarrollando -con base en la experiencia propia del Batallón de Helicópteros y sus tripulaciones- un exigente programa de entrenamiento, destinado a que los helicópteros MI-17 de fabricación rusa implementen este tipo de vuelo dentro de las misiones que cumplen diariamente ya que el campo de combate así lo exige, siendo nuestro Ejército el pionero en desarrollar este tipo de operaciones nocturnas con los MI-17 en Sur América y el mundo.

De esta forma, la Brigada de Aviación cuenta con la capacidad nocturna en todos los diferentes tipos de helicópteros que posee, logrando dimensionar aún más el campo de combate que exige día a día diferentes tipos de operaciones de acuerdo con la evolución de la guerra, incluyéndose las operaciones especiales, de movimiento y asalto aéreo y evacuaciones aeromédicas.

Originalmente estas naves no realizan este tipo de operaciones ya que su configuración no les permitía su empleo en vuelo nocturno, sin embargo, mediante un proceso conjunto de modernización y adaptación de las aeronaves, entre el personal del Batallón de Helicópteros del Ejército y la casa fabricante Kazan Helicopter Plant de Rusia, se adecuaron con la más alta tecnología de la rama aeronáutica, comenzando su utilización en operaciones de vuelo LVN a finales de 2004, cristalizándose la férrea voluntad de triunfo que caracteriza a los aviadores del Ejército para el 2006, en donde ya se cuenta con tripulaciones netamente militares que han alcanzado esta capacidad de vuelo las 24 horas del día.