Ejercito Nacional de Colombia

Tratado de Ottawa 1.467 artefactos destruidos

24 de marzo de 2015

Según la Dirección Contra Minas de la Presidencia de la República, desde 1.990 a la fecha, 11.069 personas fueron víctimas de minas antipersonal.

En Colombia existen más de 2.024.600 mts2 de área despejada, libre de sospecha de artefactos explosivos.

Una mina puede durar activa cerca de 50 años.
Bogotá. El Desminado Humanitario constituye el cumplimiento de las obligaciones previstas en el Tratado Internacional de Ottawa enmarcado en el acuerdo del artículo 18 de la Ley 759 de 2002 El Ministerio de Defensa Nacional designará al personal militar especializado en técnicas de desminado humanitario, para adelantar labores de detección, señalización, georreferenciación de áreas de peligro, limpieza y eliminación de las minas antipersonal.

Durante el proceso de paz y gracias al acuerdo al que se llegó en la mesa de negociación en La Habana, el Gobierno Nacional le apunta a que en el 2025 el territorio colombiano esté libre de sospecha de artefactos explosivos en ayuda conjunta con integrantes de las Farc.

En lo corrido del año el Ejército Nacional, a través del Batallón de Desminado ha despejado 7.483 mts2, se espera que luego de este acuerdo se pueda trabajar mancomunadamente con los integrantes de las Farc y acelerar con balances positivos el proceso de desminado.

De acuerdo con cifras conocidas por la Presidencia de la República, de los 32 departamentos del país, Antioquia es el departamento con mayor afectación por minas antipersonal (MAP), munición sin explotar (MUSE) y artefactos explosivos improvisados (AEI), y actualmente solo un departamento no ha presentado algún tipo de evento (San Andrés).

Hasta la fecha ha habido 11.069 víctimas de minas antipersonal, de las cuales 6.829 corresponden a la fuerza pública, mientras que el restante son de población civil, entre personal herido y muertos en el lugar de la explosión.

Según cifras reveladas por el Comandante del Batallón de Desminado Humanitario, la producción de una mina puede costar desde 50 mil pesos, pero en cambio la destrucción de la misma le cuesta al Estado unos 15 millones de pesos, mientras que la recuperación de una víctima puede llegar a costar alrededor de 100 millones de pesos.

De acuerdo con las Naciones Unidas, los costos de producción de una mina antipersona son realmente bajos, variando desde tres hasta 30 dólares. El costo para removerla está en promedio entre 300 y mil dólares.

Con la celebración del día internacional para la sensibilización contra las minas antipersonal, declarado así por la Asamblea General de las Naciones Unidas como muestra de rechazo al uso indiscriminado de estos artefactos, además para crear conciencia sobre la amenaza que representan para las personas, el próximo mes de abril, se mantienen los esfuerzos por parte de la Institución, para evitar que más colombianos sigan siendo víctimas y contribuir al desarrollo sostenible en los departamentos que han sido aquejados con esta problemática.

Nuestra meta es fortalecer las estrategias de la política de Acción Integral contra Minas, como un instrumento para la construcción de paz territorial