EJERCITO

Historia de Artefactos Explosivos en el mundo

08 de septiembre de 2015

Las consecuencias del uso de los artefactos explosivos, especialmente las Minas Antipersonal (MAP) y los Artefactos Explosivos Improvisados (AEI), abarca una problemática de gran dimensión, pues la letalidad de estas armas no cesa durante los conflictos y, según su diseño, pueden permanecer activas durante décadas (no saben de negociaciones o tratados de paz). Son contundentes y eficaces y no distinguen entre militares y civiles.

En el conflicto armado que afronta Colombia, el uso de los artefactos explosivos en los últimos años por parte de los Grupos armados organizados al margen de la ley continúa evolucionando de manera significativa. Su elaboración se caracteriza por tener desde métodos rudimentarios hasta los más sofisticados, causando terror, muerte y zozobra a las propias tropas y al personal civil.

Esta problemática debe ser atacada de forma integral metodológica, generalizada y diferencial con estrategias innovadoras con el fin de minimizar, contrarrestar y neutralizar los posibles daños causados a raíz de la utilización de este tipo de armas ilícitas por los Grupos armados organizados al margen de la ley, Por lo cual el Comando del Ejército Nacional, le asigno dicha misión al CENAM, mediante su creación el 06 de agosto de 2012, mostrando desde entonces resultados favorables contra la guerra de minas.

Los artefactos explosivos (AE) han sido empleados durante el trascurso de la historia con la finalidad de causar muerte, heridas, mutilaciones, destrucción a bienes, zozobra, terror, etc. De la misma manera en los últimos años en Colombia los grupos armados organiza-dos al margen de la ley (GAOML) lo han hecho; y han avanzado en la manufactura de municiones, de minas antipersonal (MAP) y de artefactos explosivos improvisados (AEI), tecnificando los mecanismos de fabricación de explosivos, adquiriendo clandestinamente precursores químicos para la extracción de explosivos y de dispositivos electrónicos para elaborar sistemas de activación; así mismo planteando nuevos métodos de instalación.
Cabe notar que es un conjunto de variables adaptativas, en cuanto a las condiciones de entrenamiento, insumos, terreno, redes de apoyo, transporte, factor financiero y vulnerabilidad de las tropas. La capacidad y el propósito en el empleo de estos artefactos explosivos en el terreno, hacen que se conviertan en un enemigo invisible y latente que no discrimina género, raza, color, estrato social, inclinación ideológica, etc.

Algunos modelos de artefactos explosivos se ven condicionados a la disposición de los recursos, al acceso a medios económicos y a la iniciativa e intención maliciosa de quien los emplea.

Los artefactos explosivos son fabricados por los GAOML con diversos contendores, precursores químicos, variedad en la estructura de sus sistemas de activación y, en algunos casos, se encuentran complementados con fragmentos metálicos, químicos tóxicos, toxinas biológicas o materiales radiológicos, los cuales buscan incrementar su acción destructiva y causar la muerte, heridas, amputación y traumas psicológicos en las víctimas afectadas.

Los artefactos explosivos empleados como MAP y como AEI están generalmente diseñados por los GAOML para dejarlos ocultos, según las características de la superficie del terreno seleccionada (vegetación, instalaciones, vehículos, etc.); por tal razón, su tamaño y su forma determinan la dificultad en la detección o en la activación accidental por proximidad o contacto de personas y los que son activados intencionalmente por el victimario contra la Fuerza Pública en un área establecida.

La problemática sobre el empleo de artefactos explosivos no solo se vive en Colombia, estas armas son una amenaza mundial, como así lo referencia El Monitor de minas terrestres y municiones en racimos en su informe para el año 2014, donde indica que a nivel mundial en ese año se registraron alrededor de nueve víctimas por día (3.308 al año), ocasionados por minas antipersonal (MAP), artefactos explosivos improvisados (AEI) y, restos explosivos de guerra (REG o ERW, por sus siglas en inglés) . En muchos Estados y áreas, numerosas víctimas no se registran; por lo que el verdadero número se presume puede ser más alto. Las víctimas fueron identificadas en 52 Estados y otras tres áreas, de las cuales 34 son Estados Parte del Tratado sobre la Prohibición de Minas. A pesar de un descenso del 26%, la gran mayoría de las víctimas de minas antipersonal (MAP) y restos explosivos de guerra (REG) registrados (78%) fueron civiles.

En 2013, los menores de edad víctimas representaron el 46% de todas las víctimas civiles de las que se tenía constancia de su edad; cifra superior de las víctimas registradas en 2012 (39%); las víctimas femeninas permanecieron en el 12% de todas las víctimas de las que se tenía constancia del sexo.

Y son los conflictos armados, ya sean internacionales o de carácter no internacional, los que han dejado millones de artefactos explosivos en los territorios de los países involucrados. Según Langholtz , son más de 52 países alrededor del mundo, los que enfrentan diariamente esta problemática, donde los combatientes y la población civil son víctimas de minas antipersonal (MAP); hecho que generó en el año 1997 que la comunidad mundial suscribiera el acuerdo que prohíbe el uso de las minas terrestres antipersonal, en la Convención sobre la Prohibición del Empleo, Almacenamiento, Producción y Transferencia de Minas Antipersonal y sobre su destrucción , también conocida como Convención de Ottawa. A octubre de 2014, 162 países estaban suscritos y ratificados en este instrumento jurídico internacional, convirtiéndose en Estados Partes del mismo, siendo Colombia uno de ellos. 34 países aún estaban sin suscribir.

Para entender la problemática de las minas antipersonal (MAP) en el mundo y en Colombia, es importante realizar una breve reseña de lo que representa esta amenaza. El Informe del Monitor de minas terrestres y municiones en racimos del año 2013, registra en el siguiente gráfico la relación de víctimas por minas antipersonal (MAP) y restos explosivos de guerra (REG) desde el año 1999 al año 2013 en el mundo.



Al respecto se indica por el Monitor que los tres Estados Partes de la Convención de Ottawa que han registrado regularmente el mayor número anual de víctimas por MAP entre 1999 y 2013 son Afganistán, Camboya y Colombia, los cuales han presentado una disminución constante en los totales anuales de víctimas. Manifiesta que estos tres países, representan el 39% de todas las muertes por MAP a nivel mundial desde 1999. Sobre Colombia afirma que fue el segundo país más afectado por esta problemática en el año 2013, con 368 víctimas; siendo superado por Afganistán, con 1.050 víctimas y el tercer lugar es ocupado por Camboya con 111 víctimas para ese mismo año. A continuación se observa el gráfico comparativo entre los años 2012 y 2013 de víctimas por minas antipersonal (MAP) y restos explosivos de guerra (REG), de los 10 países con mayor cantidad de víctimas en el año.



Lo anterior, hace a Colombia un país sobre el que se vuelca la mirada de la comunidad internacional, interesada en conocer cuáles son las acciones nacionales que se adelantan para la solución de esta problemática.

Así mismo, es interesante acotar que en los informes oficiales de índole internacional que se suscriben en relación al empleo de minas antipersonal, se afirma que los grupos armados organizados al margen de la ley (Gaoml), sus reductos, grupos armados ilegales y/o bandas delincuenciales emplean en sus ataques este tipo de armas prohibidas en los instrumentos jurídicos internacionales y nacionales, señalando a Colombia como uno de los países donde se presenta esta situación.

En cuanto a víctimas militares por minas antipersonal, el informe señala que el 65% de las víctimas de las Fuerzas Militares registradas en el año 2012 a nivel mundial, corresponden a un pequeño número de países con conflictos armados en curso o con violencia, como son: Colombia (270 víctimas militares), Pakistán (77 víctimas militares) y Afganistán (77 víctimas militar); recalcando que solamente Colombia, para ese año, representa el 42% del reporte global de víctimas militares.



COMPARTIR

Avenida Carrera 50 N 18 06 Canton Militar Caldas Edificio CENAM Piso 3
Horario: 8:00 a 18:00 horas de lunes a viernes.
cenam@ejercito.mil.co