Ejercito Nacional de Colombia

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Inicio / Secciones RSS Aplicativo / Noticias / Carta del Ministro de Defensa a los soldados y policías

Fin barra de navegación de las migas



Carta del Ministro de Defensa a los soldados y policías
Valerosos soldados y policías de la patria

Quiero compartir con ustedes algunos resultados del segundo ejercicio de planeación estratégica del sector Defensa -que he tenido la oportunidad de liderar desde que llegué al Ministerio- y en el que participaron los Comandantes de Fuerzas, los segundos Comandantes, los Viceministros, Jefes de Planeación y Directores. Nuestras reflexiones partieron de la base de que el país llegó a una negociación con las Farc porque ganamos gracias a nuestras Fuerzas Armadas, como lo dice el Presidente Santos: la paz es la victoria. La total consolidación de la paz será un proceso de mediano y largo plazo, donde la responsabilidad de las Fuerzas es crucial y en donde será necesario el fortalecimiento de las instituciones y en especial, de las militares y policiales. El acuerdo debe permitir reducir los índices de criminalidad y alcanzar condiciones óptimas de seguridad en unos años para que todos los colombianos, incluidos los reintegrados a la vida civil, se sientan seguros.

Hicimos también una revisión de los planes estratégicos al 2030 pues seguirá siendo una prioridad tener unas Fuerzas Militares fortalecidas y con capacidad disuasiva contundente, que continúen siendo un referente regional e internacional; así como una Policía más cercana al ciudadano, con mejor tecnología aplicada al servicio, mejores competencias para la paz y con un modelo diferencial para la seguridad en la ciudad y en el campo. Es decir, unas Fuerzas transparentes, poderosas y eficaces.

Sin lugar a dudas, hoy Colombia cuenta con las mejores Fuerzas Armadas de su historia, preparadas para la guerra y siempre orientadas en la búsqueda de la paz.

Cuando nos encontramos tan cerca de la terminación del conflicto armado hecho que se debe al esfuerzo y sacrificio de ustedes, se hace necesario formular una transformación integral de nuestras Fuerzas Militares y de Policía, para fortalecerlas, para hacerlas aún mejores, con miras a enfrentar las nuevas amenazas y a asumir los retos que se deprendan del posacuerdo.

Contrariamente a los que algunos han pretendido hacer creer, estos cambios no suponen el debilitamiento de nuestras instituciones armadas: esa transformación centra su eje en potenciar el recurso humano y en el mantenimiento de capacidades ofensivas y defensivas, que garanticen una transición pacífica a los nuevos escenarios operacionales y, al mismo tiempo, enfrentar los retos que en ellos puedan surgir.

Mantendremos unas instituciones castrenses fuertes, capaces de seguir combatiendo amenazas tradicionales como la guerra regular, el narcotráfico, la extorsión, la minería criminal y el terrorismo, pero a la vez intensificaremos nuestros esfuerzos para enfrentar con mayor efectividad el crimen transnacional, los ciberdelitos y la migración irregular, entre otros. En síntesis, esta transformación es para adaptar la victoria de la que ustedes son artífices a esas amenazas nuevas o a las que quedaron después de haber vencido.

La consolidación de la seguridad en las diferentes regiones de Colombia permitirá, además, que la Fuerza Pública contribuya de manera más contundente al desarrollo del país, mediante la construcción de obras de alto impacto estratégico por parte de los ingenieros militares, desarrollando labores de atención y prevención de desastres, tareas de protección del medioambiente y de misiones de ayuda humanitaria, entre otras.

En esta transformación de la que les estoy escribiendo seguiremos privilegiando el fortalecimiento de las relaciones internacionales mediante acuerdos de cooperación bilateral en fronteras estratégicas, triangular con Centroamérica, con Estados Unidos y Canadá, y nuestra participación en misiones de paz con la ONU, la OEA y la OTAN. Es claro que Colombia, como potencia regional que ya es, se ve en la necesidad de tener unas relaciones institucionales más fuertes a través de sus Fuerzas Armadas con los diferentes países y organismos internacionales de nuestro interés.

En el marco de nuestra Política de Defensa y Seguridad nacional y con miras a la firma del acuerdo de terminación del conflicto con las Farc, el Ejército Nacional desarrolló un exitoso proceso de transformación basado en el análisis de sus capacidades y en la proyección de una fuerza multipropósito que le permita realizar acciones mancomunadas con las demás Fuerzas Militares, la Policía Nacional y otras entidades del Estado.

De este rediseño estratégico surgieron la flexibilización organizacional, el fortalecimiento de los procesos de educación, entrenamiento y especialización del talento humano, la optimización en la gestión de procesos, la actualización tecnológica de materiales y equipos y el perfeccionamiento de la cultura de transparencia. Todo esto, por supuesto, no solo beneficiará a la fuerza sino también a cada uno de sus integrantes, pues los hará mucho mejores de lo que ya son como profesionales y como personas.

Como este ejemplo de transformación, la Armada Nacional, la Fuerza Aérea Colombiana y la Policía Nacional han seguido trabajando en los nuevos lineamientos estratégicos, enfocados a sentar las directrices sobre sus roles y funciones en el mantenimiento de una paz estable y duradera.

Pero estos cambios necesitan del esfuerzo y compromiso de cada uno de ustedes, los hombres y mujeres que portan con honor las armas de la Patria y han entregado todo por una Colombia grande, respetada y libre.

El pueblo colombiano y la comunidad internacional están hoy más pendientes de nuestro actuar. Por eso quiero invitarlos a visibilizar la cohesión de la Fuerza Pública, fortalecer nuestro compromiso ético superior y a trabajar con la mayor transparencia posible.

Juntos hacemos de Colombia una sola Fuerza

Cordial saludo,



LUIS CARLOS VILLEGAS ECHEVERRI

Ministro de Defensa Nacional