BRDEH

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Brigada Desminado Humanitario / Noticias / Habitantes del Orejón, volvieron a transitar sus tierras

Fin barra de navegación de las migas


Habitantes del Orejón, volvieron a transitar sus tierras

26 de diciembre de 2016

Cerca de 100 habitantes de la vereda El Orejón, Antioquia, fueron beneficiados con el plan piloto de desminado humanitario realizado entre el Ejército Nacional, el operador civil de desminado humanitario Ayuda Popular Noruega (APN) y una comisión de las Farc.
El programa que se desarrolló en dos fases, inició el siete de julio de 2015 en el norte del departamento de Antioquia, interviniendo con técnicas de desminado manual, mecánica y canina, los sectores La Guinea, Chirí 1, Chirí 2 y Alto Capitán.

De tal manera, en el primer ciclo que finalizó el 11 de noviembre del año anterior, se lograron destruir 33 artefactos explosivos y descontaminar 14.713 metros cuadrados, equivalentes a cinco poligonales.

Entre tanto, éste año exactamente el 14 de junio, se empezó con la segunda y última fase de lo acordado entre el Gobierno y las Farc, liberándose de sospecha de minas antipersonal cinco poligonales representadas en 5.136 metros cuadrados, en donde se destruyeron 14 minas antipersonal.

El teniente coronel Omar Leal, comandante del Batallón de Ingenieros de Desminado Humanitario, BIDES, N60, indicó que en el desarrollo del plan piloto se entregaron diez poligonales, donde se hallaron 46 minas antipersonal las cuales fueron localizadas y destruidas, entregamos estos terrenos para que la comunidad pueda hacer uso del suelo y pueda desarrollar proyectos productivos y proyectos de vida.

De otra parte, Bernardo Peláez quien hace 71 años vive en la vereda contó que aproximadamente hacía tres años no transitaba por la zona, Fuimos informados por miembros de las Farc de no pasar por este terreno ni permitir que pasaran animales, entonces tomamos las preocupaciones. Que entreguen la tierra libre de sospecha de minas antipersonal para uno significa la oportunidad de volver a acariciar a la tierra, somos aproximadamente 25 familias, somos beneficiados todos; las minas han afectado a la población en general, consideramos que es un arma muy poderosa, silenciosa, no sabemos si traicionera o es muy alerta, pero de todas maneras es extremadamente peligrosa, la única forma de defendernos de ella, es contar con el apoyo de las instituciones que puedan desminar, el apoyo del gobierno, la colaboración de los grupos que han estado en contienda señaló el agricultor.

En las intervenciones de desminado humanitario, los soldados trabajaron en los terrenos anteriormente identificados con estudios no técnicos, utilizando la técnica manual con excavación total en las áreas de mayor complejidad, lo anterior, debido a la fabricación de las minas antipersonal, las cuales no presentaban contenido metálico, pero si contenían en su interior sustancias explosivas (liquidas), por lo tanto el detector de metales no las ubicaba en el terreno. Así mismo, las condiciones geográficas y la densa vegetación hacían la labor de los soldados desminadores una titánica misión.

A su vez, para obtener mayor eficiencia, efectividad en el proceso y complementando la técnica manual, los desminadores del Ejército Nacional y APN, emplearon caninos expertos en la ubicación de sustancias explosivas. Seguidamente en las zonas más planas, los uniformados se apoyaron en las máquinas barreminas.

Sergio Bueno, director de Acción Integral Contra Minas Antipersonal (DAICMA), agregó que este evento fue muy importante porque se hizo una entrega técnica a la comunidad de la mitad de los polígonos que se han venido interviniendo en estos 18 meses que lleva el proyecto de El Orejón, tuvimos la oportunidad en conjunto con el BIDES, APN y representantes de las Farc de exponerle el gran avance del desminado humanitario y el gran aporte que se ha generado en todo el proceso del desminado humanitario a través de esta experiencia en El Orejón, esto nos ha permitido consolidar el modelo de desminado humanitario enfocado a la gestión territorial y trabajo con las comunidades.

Es así, como el trabajo conjunto obtenido en estas dos fases, monitoreado por DAICMA, permitió despejar 19.849 metros cuadrados contaminados de minas antipersonal.

La comunidad está muy agradecida con el Batallón de Desminado, nos han acompañado muchos días, sabemos que ya se termina el proyecto piloto, pero nosotros vamos a sentir el vacío, admiramos mucho la labor que ellos desarrollaron, la gente que no conoce cree que es un trabajo supremamente fácil, todo esto se hace con herramientas rústicas, casi de jardinería, el equipo que el soldado lleva, el equipo protector es muy pesado y acalora demasiado, o sea que el soldado termina una faena muy dura, además que en cada segundo está exponiendo su propia vida, una vida que puede ser sacrificada como la del soldado Martínez quien de otra tierra legó a sacrificarse por una comunidad que él no conocía, pero que lo hizo con toda voluntad y grandeza del alma, puntualizó Peláez.