Ejercito Nacional de Colombia

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Inicioimagen no disponible INFORMES Y NOTICIASimagen no disponible Actualidadimagen no disponible El Magno Esfuerzo del Ejército Nacional en la Preservación de la Integridad de los Efectivos.

Fin barra de navegación de las migas


El Magno Esfuerzo del Ejército Nacional en la Preservación de la Integridad de los Efectivos.

22 de enero de 2018

La Dirección de Preservación de la Integridad y Seguridad del Ejército está trabajando constantemente en la creación de herramientas y mecanismos para minimizar y prever las situaciones que se puedan presentar en la salud y la integridad de la vida de cada miembro de la institución.
El presente artículo tiene la finalidad de contextualizar la misión que actualmente se adelanta en materia de prevención de riesgos laborales y preservación de la integridad de cada uno de los integrantes de la Fuerza por parte del Ejército Nacional; de igual manera, se pretende mostrar el reto tan importante que se viene reflejando por parte de la Dirección de Preservación de la Integridad y Seguridad para reducir de una manera notable los accidentes e incidentes que se presentan diariamente en la Institución.

El Ejército Nacional siempre ha tenido dentro de sus prioridades la integridad y seguridad de todos y cada uno de los integrantes de la Fuerza, es por ello que en el 2004 al ver las diferentes situaciones que se presentaban afectando mencionado propósito, se dio inicio al proyecto de investigación para reducir las pérdidas accidentales que se venían reportando a nivel nacional, es allí donde se conformó un grupo de trabajo integrado por diferentes profesionales expertos en el tema, de ese modo el primer paso que dieron, fue organizar el reciente equipo laboral para combatir todas las líneas que inquietan constantemente a los señores comandantes en los diferentes niveles.

Es así, que, en julio del 2004 por iniciativa del entonces segundo comandante del Ejército, el señor Mayor General Eduardo Morales Beltran y preocupado por la integridad física de los efectivos de la Fuerza, se creó y fundó la Dirección de Preservación de la Integridad y Seguridad del Ejército, con la misión de investigar, analizar, planear, direccionar y controlar todas las actividades orientadas a prevenir las causas que originan los accidentes fuera de combate al interior de la institución.

De esa manera, se comenzaron a ver los importantes avances, como la creación de bases de datos y las primeras capacitaciones al personal de coordinadores y homólogos a nivel nacional en relación a estos temas; en el pasar de los días, ya con una caracterización de la accidentalidad se evidenciaba el elevado porcentaje en las estadísticas en cuanto a la seguridad con armas de fuego, con exactitud en el anteriormente llamado tiro ido, que después fue nombrado de manera técnica Disparo Accidental. Así pues, este prestigioso y especializado grupo de trabajo se mantenían inquietos día y noche, buscando una solución a este alarmante problema.

En esta investigación se dio inicio a un análisis minucioso para encontrar técnicamente cual es la fuente del riesgo, logrando encontrar 6 factores principales de este accidente los cuales eran el arma, el proveedor, la munición, un soldado (quien dispara el arma), la línea de mando o el comandante quien controla y por último las normas de seguridad.

De esa manera y con estos avances se comenzó a determinar todas las líneas de prevención, dando inicio con un protector en el disparador del fusil, pero no tuvo éxito, seguido de otras medidas que tampoco fueron aprobadas.

Para finales del mismo año, con el recientemente nombrado como Director de Preservación el señor Teniente Coronel Carlos Iván Moreno Ojeda, dio continuidad a los proyectos de investigación con mayor exigencia, es entonces cuando el SP. Carlos Miguel Farías Malangón, un hombre estratégico en esta dirección, en cuanto a todo lo relacionado con preservación y prevención de la integridad y seguridad, se ideo un maravilloso proyecto que salvaría muchas vidas, el Cartucho de Seguridad DIPSE.

Se inició en noviembre del 2004 la materialización de las diferentes ideas del cartuchos inertes, se probó en aluminio, bronce, y otros materiales similares para evitar esos disparos accidentales, ya en enero del 2005 se contempló la idea de colocarle una palanca al cartucho ya diseñado, quedando todo el cuerpo en bronce y la palanca de acero, posteriormente se cambió a plástico por economía y facilidad de uso del dispositivo, allí fue donde el señor Teniente Coronel Moreno (director DIPSE esa época), al ver la solución a uno de los problemas que elevaban el porcentaje de las estadísticas lo organizó y fue presentado ante el Estado Mayor del Ejército Nacional, de este grupo de líderes militares al ver la grandiosa innovación salió la orden de realizar un Plan Piloto donde se escogieron unas unidades específicas en Bogotá, Ibagué y el departamento de Boyacá para implementar el proyecto realizado.

De esta manera, se hizo seguimiento de las unidades más críticas y que ya estaban implementando el uso de este dispositivo de seguridad, donde arrojo grandes resultados en tan solo 6 meses, exponiendo una reducción del 74% y mejorando al pasar de los días, con estos conceptos positivos, en septiembre 2005 se dio la orden de que se debía utilizar en todas las unidades del Ejército Nacional el entonces llamado Cartucho por la vida o Cartucho de seguridad. Los primeros Cartucho de Seguridad fueron para el fusil Galil 5.56mm, seguido de la ametradallora M-60 y la pistola Prieto Beretta, para finalmente tener dispositivos en todo el armamento que portaba la Institución.

Al pasar el tiempo y observando el arduo trabajo de esta estratégica dirección, en el año 2009, haciendo uso de toda la información de las investigaciones y cuáles son los tipos de accidentes e incidentes que se generaban y como solucionarlos, se publicó y difundió el Manual de Preservación del Personal del Ejército 5-5, con procesos y procedimientos para la prevención de estas novedades fuera de combate.

En ese mismo año, por tan importante trabajo la Dirección de Preservación de Preservación de la Integridad y Seguridad del Ejército (DIPSE) liderada por el señor Teniente Coronel Carlos Eduardo Cepeda Guio, fue galardonada por parte de la administradora de riesgo profesionales Positiva, la aseguradora de seguros de vida Suramericana y la corredora de seguros JLT, esto por la reducción de la accidentalidad tanto en personal militar como civil en tan corto tiempo.

En el año 2011 y en respuesta al Decreto No. 2923/2011 por el cual el Ministerio de Protección Social de la época estableció el Sistema de Garantía de Calidad del Sistema General de Riesgos Profesionales en Colombia, se pasó la propuesta al mando superior de implementar el Sistema de Gestión de Preservación y Salud Ocupacional del Ejército Nacional y en consecuencia se ordenó adelantar un estudio de estado mayor el cual concluyó con la propuesta llamada Plan Panacea, que consistía en implementar el sistema de gestión que garantizaba la salud ocupacional, hoy Seguridad y Salud en el Trabajo desde la DIPSE con cubrimiento tanto a personal militar como civil, para prevenir no solo los accidentes sino también las enfermedades laborales y cumplir todos los requisitos relacionados con la prevención y control del riesgo industrial, operacional y laboral que se pudieran causar en el cumplimiento de la misión o labor.

Para el 2015 se fortaleció el equipo de trabajo de la DIPSE con diferentes profesionales de las ciencias de la salud especialistas en Seguridad y Salud en el Trabajo, quienes estructuraron procedimientos, programas, capacitaciones y actividades orientadas al sistema de gestión de seguridad y salud en el trabajo específico para la población civil al servicio de la Fuerza, y paralelamente se continuó con el programa de seguridad operacional para los efectivos militares.

En el año 2016, bajo el liderazgo del señor CR. Luis Fernando Cordero Vargas, se da inicio a un proyecto llamado Plutón, donde se adquirió un simulador de motocicleta, con el objetivo de complementar el modelo de educación vial del Ejército de Colombia, con esto se logra ser pioneros de esta tecnología en las Fuerzas Militares y segundos en Colombia.

El simulador es una herramienta de última tecnología, que permite analizar y evaluar las destrezas de los uniformados en una gran diversidad de condiciones tanto ambientales, como de tránsito vehicular, con miras a capacitarlos y certificarlos como aptos para el desempeño de funciones de escolta dentro de la Fuerza. Previo a la actividad en el simulador, cada uno de los participantes presenta una evaluación de sus conocimientos en legislación de transporte y tránsito terrestre, así como los protocolos de protección en la conducción de motocicletas. De igual forma se fortalecieron diferentes bases militares con kits de pararrayos, lo cual es una situación natural que en diferentes ocasiones afecta los hombres y mujeres de la Fuerza.

Los logros mencionados desde los inicios hasta la fecha reafirman el compromiso constante de esta importante dirección del Ejército Nacional de Colombia con la seguridad en todos los aspectos, enfocado en preservar la integralidad de los civiles y uniformados a través de múltiples herramientas, todo esto, ha logrado una reducción del 17.5% en el 2016 haciendo una comparación con el 2015 y un 13% en el 2016 con relación al 2017, ubicando la Fuerza en una importante posición siendo ejemplo ante las diferentes instituciones tanto nacionales como internacionales las cuales han llegado a observar y apreciar el modelo de preservación militar, el Sistema de Gestión en Seguridad y Salud en el Trabajo y el ahora comité de reubicación laboral para personal uniformado que cuentan con alguna discapacidad, y poder ser implementados de acuerdo a sus capacidades técnicas y educativas.